Yaconia Chile, precio, instrucciones de uso, testimonios – cómo lograr el cuerpo perfecto de forma fácil sin dietas y sin salir de casa

¿Estáis cansadas de esos kilos de más? ¿Tal vez volvéis a ganar kilos justo después de perderlos? ¿Tenéis muchas ganas de volver a poneros vuestro vestido favorito, pero no conseguís “meteros” en él y comprar ropa bonita es un gran problema?

“Estoy muy agradecida a todas aquellas personas que me llamaban gorda y me trataban con condescendencia. Si no fuera por vosotros, seguiría siendo igual de gorda”, dice María Zabala Serrano que logró adelgazar 26 kg. Probé muchas dietas diferentes en el camino hacia un cuerpo perfecto, pero lo más efectivo resultó ser un método muy simple. María nos ha contado en detalle acerca de este método que hace que los kilos de más no vuelvan nunca. Aquí está su fascinante historia…

Nunca he sido una chica delgada, pero los kilos de más no eran una razón especial para acomplejarme de ello. Después de conocer a mi futuro esposo Pablo, empecé a comer incluso más que antes y entré en razón solamente cuando me puse realmente gorda.

Cuando conocí a Pablo, empecé a comer incluso más que antes y recobré el sentido solamente cuando me puse realmente gorda

Pablo y yo llevamos más de 7 años juntos y, durante este tiempo, hemos tenido dos hijos. Pero hasta hace poco, teníamos, como dicen ahora, un matrimonio a tiempo parcial. Pablo vivía en su apartamento, trabajaba mucho y venía a verme de vez en cuando. Luego, se iba de nuevo.

Desde el principio de nuestra relación, no dejé de esperar a que él me pidiera matrimonio. ¡Ese era mi sueño!

¿Cuándo me pedirá matrimonio? ¡Ese era mi sueño!

Tras haberme quedado embarazada por primera vez, pensé que nos casaríamos seguro, pero estaba muy equivocada. Pablo seguía haciéndome visitas, mientras que yo no dejaba de esperarle…

Cuando nació nuestro hijo mayor, Pablo y yo estábamos muy felices. Empezó a cuidarnos y a ayudarnos en todo. Sentía lo mucho que nos quería, pero con un amor especial.

Cuando nuestro hijo cumplió 2 añitos, decidimos irnos de vacaciones juntos por 2 semanas. Mar, sol y playa. ¡Echo de menos esas vacaciones!

Un buen hotel en Egipto con una playa solo para nosotros y todo incluido era la opción perfecta para nosotros.

Cuando estábamos en la playa, de repente me di cuenta de que Pablo no dejaba de mirar a una chica. No dije nada, sino que simplemente decidí seguir observándole. Al principio, pensé que se había enamorado a primera vista, pero un poco más tarde, cambió el objeto de su atención y comenzó a observar a otra chica y, luego, a otra, ¡y a otras muchas más!

¡Estaba muy enojada! Parecía como si mi hijo y yo no existiéramos para él.

¡Resultó ser que le gustaban las chicas flacas!

Nunca quise parecer una tonta celosa, así que, tras haberme calmado un poco, comencé a analizar la situación y rápidamente me di cuenta de que todas esas chicas a las que él había estado observando durante varios días, tenían una cosa en común – ¡eran dos veces más delgadas que yo! Por fin había entrado en razón – ¡le gustaban las chicas flacas! ¿Tal vez por eso se comportaba así en nuestra relación?

Pablo nunca me había dicho que no le gustaba mi figura. Nunca me había pedido que perdiera peso. Y tampoco me había pedido matrimonio, algo que estaba esperando impacientemente.

Esos pensamientos no me dejaban tranquila, así que me dio por comer para sentirme mejor. Me pasé comiendo allí 2 semanas, el triple de lo que como yo normalmente.

Al volver de vacaciones, me pesé y me quedé sorprendida. Volví del soleado Egipto con un bonito bronceado y 9,5 kg de más. Casi me paralizo completamente.

Empecé a buscar por todo Internet algún método para perder peso y, unas semanas después, ¡me di cuenta de que estaba embarazada por segunda vez! Las vacaciones habían sido fructíferas en el verdadero sentido de la palabra. Está claro que en ese estado no podía perder peso…

No dejaba de pensar en que no le gustaba a Pablo como mujer

No dejaba de pensar en que no le gustaba a Pablo como mujer. Incluso estaba dispuesta a hacer un aborto. Estoy muy contenta de que Pablo me haya prohibido siquiera pensar en ello.

Así es cómo tuvimos un segundo hijo. Y todo volvió a ser como antes. Pablo nos rodeó de su amor, cuidado y atención, pero solo durante las horas que estaba con nosotros. En mi piso no había ni una sola cosa suya, excepto un cepillo de dientes. Para evitar pensar en todo eso, dediqué todo mi tiempo a los niños.

Después de dejar de dar el pecho, sentí que los pensamientos sobre adelgazar volvían a mí cada día. No conseguía olvidar esas vacaciones cuando veía cómo Pablo no podía quitarles los ojos de encima a esas chicas delgadas, mientras que en nuestra relación no cambiaba nada. En aquel entonces, pesaba esos odiosos 88 kg.

En aquel entonces, pesaba esos odiosos 88 kg. ¡Y por fin decidí adelgazar!

¡Y por fin decidí adelgazar! Lo probé todo: unas 10 dietas, todo tipo de entrenamientos, envolturas, saunas, masajes especiales, etc. Todo eso o bien no ayudaba nada, o bien ayudaba temporalmente. Tan pronto como se iban esos kilos de más, regresaban en un abrir y cerrar de ojos.

Un día, en el supermercado, en la sección de pastelería, me encontré con Laura , una chica que conocí en el hospital cuando di a luz a mi segundo hijo. Apenas la reconocí – era casi el doble que yo, pero cuando la vi, ¡¡¡estaba 3 veces más delgada después del parto!!!

– ¡Increíble! – exclamé emocionada en lugar de saludar. – ¡Te miro y no me lo puedo creer! Laura, ¿eres realmente tú?

– He adelgazado un poco, ¿verdad? – preguntó ella sonriendo, comprando pasteles.

– ¡¿Y encima comes dulces?! ¿Cómo lo haces? ¿¿¿Cómo??? He probado hacer deporte, ponerme a dieta y todo tipo de saunas. ¡No sabes todas las cosas inútiles que he probado! Como mucho pierdo 3 kg por semana, ¡pero luego gano 7 así porque sí! – dije yo casi gritando. Recuerdo ese momento porque la gente comenzó a girar la cabeza hacia mí.

– María, ¿de qué dietas y saunas estás hablando? En fin, sé lo que tienes que hacer. Vamos a mi casa para tomarnos un café mientras mi marido está en el trabajo y mi hijo en la guardería. Yo – con los pasteles, y tú – también, – exclamó Laura con los ojos entrecerrados, – y ya te contaré y te mostraré todo, e incluso te daré que lo pruebes.

– María, ¿de qué dietas y saunas estás hablando?

Estaba increíblemente intrigada y acepté inmediatamente. Es más, Pablo se iba de viaje de negocios por 2 semanas al día siguiente, así que dedicó todo el día anterior a los niños. Y yo podía relajarme un poco.

Laura perdió 33 kg en 3 meses y medio después de terminar de dar el pecho. No estaba a dieta, no se moría de hambre y no iba al gimnasio. Llevaba un estilo de vida normal y comía todo lo que quería.

Su cuerpo se volvió tan delgado como el de una adolescente. Por muy extraño que parezca, una pérdida de peso tan repentina no dejó ni una sola estría en su piel. En aquel entonces, pensé que mi Pablo se la comería con sus ojos.

Experimenté una emoción súper intensa después de descubrir lo fácil que ella había perdido peso. Es más, cualquiera puede adelgazar de forma simple y segura. ¡Su receta para bajar de peso me dejó con la boca abierta!

Recordaba muy bien por lo que tuve que pasar tratando de perder peso. ¡Era un infierno! Recordaba la depresión que tenía después de ponerme a dieta, cómo discutíamos con Pablo constantemente, recordaba cómo quería mandarlo todo a la mierda y comenzaba a comer sin parar. Y me odiaba por eso.

Incluso me sentía un poco mal por el hecho de que había pasado por todo eso y porque todo había sido en vano vano, ya que al fin y al cabo, tenía que haber empezado a adelgazar de forma completamente diferente. Pero no me puse muy triste porque sabía qué hacer exactamente.

Ahora, ¡escuchad atentamente lo que me dijo Laura!

Yaconia que es, beneficios, sirve

Resulta que hay micronutrientes que te hacen perder peso (ni siquiera sabía que existían). Son la coenzima Q10, el selenio, el cromo, las vitaminas A, B6 y E, la L-carnitina y la maca. En la dosis adecuada, estas sustancias potencian su acción mutua y descomponen la grasa.

No sé realmente de qué se trata. Me lo dijo mi nutricionista. Además, que todas estas sustancias se recogen en las cápsulas de Yaconia. Este producto se utiliza en todos los centros de dietética para combatir la obesidad. Una vez en el cuerpo, las cápsulas quitan el apetito, aceleran el metabolismo, eliminan toxinas y queman grasa.

No hay que preocuparse, cariño, como dijo la nutricionista, estas cápsulas no son en absoluto perjudiciales para el organismo. Por el contrario, revitalizan el cuerpo eliminando las toxinas y la grasa. Yaconia reduce el volumen corporal desde los primeros días de su ingesta, siendo especialmente notable la rapidez con la que se adelgaza el vientre. Se desinfla como un globo.

Mientras tanto, Laura nos preparó café y se puso su ropa de casa. Con su aspecto, no perdió la oportunidad de mostrarme su figura. Una figura impresionante: un vientre plano y unos muslos delgados. Y ni una pizca de celulitis, ¡aunque se comió cuatro profiteroles delante de mí!

Yaconia funciona – “este es el secreto de mi esbeltez”, dijo mi amiga señalando un paquete de cápsulas que había en la estantería.

“¡Toma 1 cápsula al día y nunca más tendrás que contar calorías ni ir al gimnasio! Cariño, yo solía matarme de hambre con la esperanza de perder peso. Y en vano. Y ahora, como puedes ver, estoy comiendo profiteroles y viviendo felizmente. Y como puedes ver, ¡delgada!”, continuaba convenciendo mi amiga.

Basta con tomarlo una vez al día, preferiblemente por la mañana. De esta forma, todas las calorías de más que van a llegar a lo largo del día no se almacenarán en forma de grasa. ¿Os lo podéis imaginar? ¡Es un sueño!

– ¡No puede ser verdad! ¿Acaso es tan fácil? – murmuré entonces.

– Creer o no es, por supuesto, cosa tuya. Si te gustan las dificultades, no entiendo para qué has venido entonces. ¿Querías saber cómo conseguí adelgazar? Ya te lo he dicho y, ahora, haz lo que quieras. No soy un vendedor y no tengo la intención de venderte nada. Si quieres – pruébalo. Si no – sigue tomándote agua, incluso puedes dejar de comer por completo. Por cierto, ¿quieres un pastel? – preguntó Laura, ofreciéndome mi postre favorito.

– No, gracias. Es mejor que me vaya.

Yaconia uso de – en aquel entonces, no sabía que esa hora y media iba a dar un giro a mi vida…

Intercambiamos números de teléfono y me fui. Pasé una hora y media en casa de Laura. En aquel entonces, no sabía que esa hora y media iba a dar un giro a mi vida…

Fui corriendo a casa. Encendí el portátil y pedí Yaconia en el sitio web que me dio Laura. ¡En 3 días el paquete tan esperado ya estaba en mis manos!

Me pesé. La báscula mostraba 88,4 kg. Ese mismo día empecé a tomar cápsulas de Yaconia.

A la mañana siguiente, me subí de nuevo a la báscula – 88,5 kg. ¡100 gramos más! ¡Decir que estaba frustrada es no decir nada! Casi entro en pánico.

Llamé a Laura.

– María, cálmate. El metabolismo se acelera y la grasa comienza a quemarse en 4-5 días. Sigue tomándola y ya está. Olvídate del peso por 5 días. Luego, cuando vuelvas a pesarte, verás lo que pasa”, respondió Laura con intriga.

Por cierto, no cambié nada de mi dieta, sino que me limité a tomar una cápsula de Yaconia todas las mañanas. Seguía sin poder creer que realmente iba a comenzar a perder peso sin cambiar mi dieta diaria ni mi estilo de vida.

Al sexto día, por la mañana, me acerqué a la báscula tambaleándome de la emoción que tenía, me subí y cerré los ojos. Me daba mucho miedo mirar, pero después de un par de segundos, abrí bruscamente los ojos. La báscula mostraba 83,3 kg.

Yaconia componentes, ingredientes – ¡logré estos resultados en 5 días, aunque no cambié mi dieta diaria y no hice ejercicio!

Memoricé esos primeros números de mi éxito. ¡Era increíble! Mi corazón estaba a punto de salir del pecho, ¡y yo prácticamente no podía respirar de la emoción! ¡¡¡Lo conseguí!!!

La próxima semana, mi menú seguía siendo el mismo de siempre, excepto que tomé una cápsula de Yaconia antes del desayuno.

Me aguantaba para no pesarme, pero incluso sin la báscula, sentía que bajaba de peso. A veces, experimentaba una sensación de calidez agradable en mis brazos, estómago y muslos. Empecé a tener mucha energía que no había tenido desde hace mucho tiempo. Además, empecé a sentirme mucho menos cansada que antes.

Tras pesarme una semana después, casi me desmayo. La báscula mostraba 80,2 kg.

Sentí que mi cuerpo comenzó a funcionar y que la grasa comenzó a derretirse…

Simplemente imaginad que acabáis de adelgazar. Imaginad cómo os sentís. Sentid lo orgullosas que estáis de vosotras mismas, cómo os gusta vuestro reflejo en el espejo, y entonces entenderéis lo que sentí yo.

Por supuesto, sentí que mi ropa comenzó a estar algo más “holgada”, ¡pero no podía creer que iba a ser posible perder 10 kg en menos de 2 semanas!

Faltaban 2 días para que Pablo volviese de su viaje de negocios. Volaba de un lado a otro como si tuviera alas, imaginando cómo reaccionaría a mi cambio. Los niños también esperaban a su padre con ganas de regalos que él siempre les traía de sus viajes de negocios.

El día de la llegada de Pablo, organizamos una cena especial – preparamos un montón de comida deliciosa e incluso, por primera vez en muchos años, cociné su pastel favorito llamado Praga. ¡Ya prácticamente no tenía miedo de comer dulces!

Pablo llegó justo a tiempo para cuando acabamos de poner la mesa. Los niños, después de escuchar cómo se abría la puerta, corrieron al pasillo para encontrarse con su padre.

La puerta se abrió, y allí estaba Pablo, con un gran ramo de flores y un montón de cajas con regalos para los niños. Los chicos se abalanzaron sobre él, y Pablo, tras verme por encima de las cabezas de los niños, se quedó estupefacto. Las cajas que tenía en sus manos cayeron al suelo. El ramo cayó con ellos.

Los niños saltaban de felicidad, arrastrando las cajas, y Pablo, incapaz de apartar los ojos de mí, se inclinó para recoger el ramo.

Después de unos segundos, nos quedamos solos en el pasillo. Pablo no se movía, parecía que estaba hechizado. Me eché a reír, cogiendo las flores de sus manos.

– ¿Qué te pasa? ¡Entra a casa!

– Tú… Cómo… ¿Cómo es posible? – Pablo no se lo podía creer

– Bueno, ¿me vas a besar o no? ¿O prefieres quedarte ahí parado?

De repente, Pablo me agarró, me levantó y comenzó a besarme, y yo me reí aún más. Brillaba de alegría – pude sentir lo mucho que le gustaba.

– Basta, basta, bájame. Lávate las manos y a comer.

Pablo parecía otra persona esa tarde y, cuando los niños se quedaron dormidos, se abalanzó sobre mí como si fuera la primera vez. Fue una noche de amor loco que no tuve desde hace siglos – no me había sentido tan deseada desde hace muchos años . Completamente agotados, nos quedamos dormidos al amanecer.

A la mañana siguiente, Pablo ofreció irnos todos juntos a la playa para 10 días. Al parecer, cerró un trato exitoso en el trabajo y, como recompensa, le dejaron irse de vacaciones. Además, le pagaron una buena bonificación.

Yo estaba en el séptimo cielo – ¡no había tenido una mañana tan buena desde hace mucho, mucho, tiempo!

En ese momento, trabajaba como contable y dirigía varias empresas, trabajando principalmente desde casa. No tenía previsto nada importante, así que podía irme de vacaciones para 1-2 semanas sin ningún problema. Por lo tanto, acepté su invitación sin pensármelo. ¡Los niños también estaban como locos porque tenían muchas ganas de playa!

Esta vez, la elección recayó en Túnez. Era una suite de dos habitaciones en un hotel muy bueno de 4 estrellas. Pillamos un viaje con todo incluido, ¡así que era una excelente prueba para mi receta secreta! Y, por supuesto, estaba impaciente por ver el comportamiento de Pablo durante las vacaciones.

Toda su atención estaba centrada solo en mí. Sí, ¡esa era mi pequeña victoria personal!

Una semana después, ya estábamos disfrutando de una cálida playa tunecina, de un mar increíblemente claro y del sonido de las olas. Pablo no me quitó los ojos de encima y no me dejó ni por un minuto. Toda su atención estaba centrada solo en mí. No había mirando a nadie más. Sí, ¡esa era mi pequeña victoria personal!

Comíamos todo lo que queríamos, y en la cantidad que queríamos. Carne, papas, cerveza, huevos revueltos con tocino, bollos, pasteles – mi dieta incluía un juego completo de ”todo incluido” tunecino. Comía muy poco porque la verdad es que no tenía muchas ganas. Simplemente seguí tomando mis cápsulas de Yaconia favoritas. ¡Y eso fue todo!

Y, por la tarde, después de que los niños se quedasen dormidos tras pasar todo el día jugando y nadando en la piscina, Pablo y yo bebíamos vino estando de pie abrazados en el balcón de nuestra habitación, hablando de cosas y mirando la luna llena. Luego, Pablo me tomaba en brazos y me llevaba al dormitorio donde hacíamos el amor con tanta pasión que no habíamos tenido desde que nos conocimos. Y así era todos los días. ¡Me sentía como una diosa!

La última noche, antes de irnos, de pie en el balcón, Pablo me pidió misteriosamente que cerrara los ojos. Los cerré y lo oí entrar rápidamente en la habitación y, después, volver.

– ¡Ábrelos! – dijo Pablo un poco nervioso.

Abrí los ojos. Delante de mí estaba Pablo, de rodillas. En sus manos sostenía un anillo de oro.

– María, ¿quieres casarte conmigo?

Casi me desmayo. ¡Llevaba 7 largos años esperando eso!

Soñaba con ese momento cada día y me imaginaba cómo me lo iba a decir. Sentí cómo las lágrimas comenzaron a caer rápidamente por las mejillas.

– ¿Estás bromeando? – en aquel entonces, no fui capaz de decir nada más inteligente.

– ¡Ni una pizca! Eres la mejor y la más guapa del mundo, quiero que seas mi esposa. ¡Lo digo en serio! Ya no quiero ir y venir. ¡Quiero que siempre estemos juntos!

Me eché a llorar y abracé a Pablo, susurrando entre lágrimas: “¡Sí, quiero!”

Inmediatamente después de llegar a casa, fuimos al registro civil.

En 10 días con todo incluido y Yaconia, adelgacé aún más que antes de las vacaciones

Con lo del matrimonio, me olvidé por completo de mi peso. Me pesé solo después de volver a casa. En 10 días con todo incluido y Yaconia, adelgacé aún más que antes de las vacaciones. Me asombró porque me lo permitía todo en el buffet.

Desde entonces, ni siquiera había intentado acelerar la quema de grasa. Simplemente comencé a tomar Yaconia cada dos días, pero, a pesar de esto, tuve que estrechar el vestido unos centímetros más para la boda.

Nuestra alianza con Pablo fue muy divertida. Laura fue mi testigo – nos hicimos muy buenas amigas durante todo ese tiempo. Le estoy inmensamente agradecida por haber compartido su receta para adelgazar tan simple.

Yaconia pagina oficial, farmacias – pablo me confesó que, en secreto, siempre quería que fuese delgada

Después, Pablo me confesó que mi transformación lo volvió loco. Dijo que, en secreto, siempre quería que fuese delgada y que no dejaba de imaginarme con el cuerpo que tengo ahora. Por supuesto, nunca me lo había dicho porque no quería ofenderme. Al fin y al cabo, ¡él es muy sensible conmigo!

P.S. Pablo y yo ya llevamos 3 meses siendo oficialmente marido y mujer, y estamos pensando en vender nuestros dos apartamentos para comprar uno común que sea más grande, más amplio y más cómodo.

Ahora, peso 62 kilos y 300 gramos, y mi peso no aumentaaunque hace un mes que no tomo Yaconia. Al final he perdido 26 kilos y 100 gramos de grasa, e incluso después de más de 7 años de relación con Pablo, sigo sintiéndome la mujer más querida del mundo. ¡Es una sensación fantástica que me merezco!

Yaconia donde comprar, donde lo venden, venta – he perdido 26 kilos y 100 gramos: ¡mi sueño se ha hecho realidad!

¡Mi sueño se ha hecho realidad! ¡Y todo resultó ser incluso mucho mejor de lo que había soñado! Sí, es cierto que me ayudó el caso con Laura, pero era solo una oportunidad que había aprovechado.

Cada uno de nosotros tenemos dichas oportunidades en la vida aunque haya que esperar mucho. Lamentablemente, muchas personas las pierden por los interminables problemas de la vida cotidiana, la falta de dinero y la desconfianza de todo.

Intentad ver vuestra oportunidad siempre y en todo: en cualquier evento a vuestro alrededor, en personas que por alguna razón se hayan puesto en vuestro camino, en historias que por alguna razón llamaron vuestra atención y que leéis – ¡en todo! Y, cuando la hayáis reconocido – ¡agarradla con todas vuestras fuerzas! Precisamente este es el secreto para lograr la verdadera felicidad. Tras aprovechar vuestra oportunidad, veréis que vuestra vida será mucho mejor de lo que os habíais imaginado.

Cuando escuché a Laura, yo también pensé que era imposible al principio. Pero, aún así, probé su receta, Yaconia, porque no podemos conocer todo de antemano. Al fin y al cabo, podría simplemente sonreír escépticamente y seguir adelante. ¡Y entonces nada hubiera cambiado! Además, ni siquiera sabría que había perdido mi oportunidad…

Para aquellas de vosotras que habéis decidido ser felices, bellas, atractivas y eternamente deseadas, haré lo mismo que Laura hizo por mí cuando vine a visitarla. Os enseñaré dónde encontrar el sitio web del fabricante de Yaconia del que me habló ella. Simplemente haced clic en el botón verde con las palabras “ir al sitio web del fabricante” que veréis más abajo y se abrirá. Todo lo demás está en vuestras propias manos.

Yaconia comentarios, foro

Elena

¡Tenías que comer menos desde el principio!

Princesa

No entiendo por qué fue una sorpresa para ti que tu hombre quiera a una chica delgada y guapa delante de él y no a una vaca de 90 kg. ¡Qué horror, cómo se puede engordar tanto! ¡Pero, bien por ti! ¡Lograste tu objetivo y no importa cómo! ¡Ahora pareces una reina!

Daniela Vázquez

pues sí, primero engordas hasta parecerte una cerda y luego te preguntas por qué nadie te pide matrimonio. está claro que a todos los tíos les gustan las chicas flacas.

Paula Fernández

Después de pasar horas leyendo historias parecidas, he llegado a la conclusión de que todo el mundo no ve lo obvio en el espejo. De ahí el problema. También tomé Yaconia y puedo decir que fue lo único que realmente me quitó las ganas de comer dulces. Ahora me siento mucho mejor. Me siento con energía. Eso es porque mi metabolismo vuelve a funcionar. Incluso volví a las clases de pintura. Antes siempre tenía sueño después de comer, ahora ya no tengo esa sensación. Muchos empiezan a torturarse con el hambre o el deporte porque no creen en la eficacia de otros métodos. Nunca lo sabrán hasta que lo prueben.

Julia

casi lloro al leer cómo le pidió matrimonio, ¡es genial cuando hay tanto amor en una pareja!

Celia Valero

¡Qué guay! ¡Me encantaría lucir así después del segundo parto! ¡Te ves muy bien!

Elvira

Tengo una pregunta: ¿todo el mundo puede tomar Yaconia? El caso es que mi madre tiene 56 y no sé si se va a sentir mal después de tomarlo…

Lorena

Elvira, junto con mi madre tomamos Yaconia. Ella tiene 53 años. Ahora nos vemos y nos sentimos mucho mejor. No tenemos ese apetito voraz ni pesadez en el estómago: nuestro metabolismo ha mejorado realmente.

Víctor Lafuente

Yo y mi señora tomamos Yaconia para quemar grasa. Los comentarios y el hecho de que el producto se basa en los procesos naturales del cuerpo me convencieron. Notamos inmediatamente el efecto. La sensación constante de hambre desapareció. Sólo me comí la mitad de la ración habitual. O incluso menos. Según tengo entendido, significa que mi metabolismo se aceleró y la grasa del vientre se derritió.

Marina Santos

Víctor, ¿no recuerdas dóndo lo ordenó tu esposa? Al principio, todo parece ser bueno, pero luego, con el tiempo, aparecen falsificaciones, estafadores, etc.

Víctor Lafuente

Lo ordenó en el sitio web del fabricante. Debajo del artículo hay un botón verde. Aquí está el enlace: haz clic aquí y se te redirigirá al sitio web que necesitas.

Nerea

Es genial que ahora puedas comer todo tipo de cosas ricas sin preocuparte que al final de la semana no puedas ponerte tus vestidos y faldas 🙂 ¡No tengo palabras!

Irene Barranquero

Ya pasaron tres meses después del curso de Yaconia. Estoy muy cambiada. Me siento como si tuviera 5-7 años menos. Ahora me gusto a mí misma: mi cara y mi figura. Mi sueño y mi digestión han mejorado. Por fin superé el antojo de dulces. Antes, ni siquiera podía pasar un día sin un paquete de pastelillos de la panadería vecina.

Noelia Serrano

Irene, ¿puedes subir unas cuantas fotos de cómo estabas antes y cómo estás ahora? ¡¡¡estoy muy interesada!!!

Irene Barranquero

Claro, sin ningún problema. Este es un collage de dos fotos de antes y después que hice con el celular.

Noelia Serrano

Vaya, ¡¡¡gracias!!! ¡¡¡Antes tampoco estabas nada mal!!!

Irene Barranquero

Díselo a mi esposo que se fue hace seis meses y luego volvió un mes después. Cuando le pregunté por qué había vuelto, él respondió que nunca sería capaz de volver a dejar a una mujer como yo y que ni siquiera podría pensarlo

Carolina

Perdón por los detalles, pero este producto realmente ayuda con el metabolismo. Ahora mis intestinos funcionan como un reloj. No importa lo que coma, mis lados no crecen, todas las calorías se consumen.

Ana

¡Hola! Sí, estoy totalmente de acuerdo! Es porque el cuerpo eliminó las toxinas que inhibieron los procesos metabólicos. Yaconia también acelera la lipólisis. En términos sencillos, es el proceso de descomposición de la grasa. La grasa se quema en todas partes: en los lados, el abdomen y los muslos. Miro mi reflejo en el espejo y no me canso de verlo.

Esther Casado

Ayer recibí el paquete de Yaconia y empecé a tomarlo. Hoy ya vi el efecto: no hay ninguna hinchazón. Estoy de muy buen humor, llena de energía y no tengo nada de hambre.

Alicia

Esther, ¿puedes enseñarme cómo se ve realmente el paquete?

Esther Casado

Por supuesto, mira

Pilar

Veo que a todo el mundo le gusta mucho el Yaconia y me da un poco de envidia. Lo tomé, pero no noté ningún efecto. Quizá sea una peculiaridad de mi cuerpo y debería haber esperado más, no lo sé, pero no vi nada parecido a lo que escriben aquí.

Soledad

Gente, ¿por qué tanta ira? Hay que comer menos, la culpa es tuya, te has puesto como una cerda, etc. Cuando te ves en el espejo todos los días, es posible que no notes cómo cambias. Estoy de acuerdo con la persona que dijo que en el espejo no siempre ves lo obvio. Entiendo a María. Al contrario, me alegro por ella. Simplemente no sabía que se puede perder peso fácilmente, teniendo en cuenta que ahora escriben tantas cosas sobre diversos métodos para adelgazar. Prácticamente el 80-90% de ellos no funcionan. ¿Qué podía hacer? Ella no sabía que Yaconia es tan eficaz. Y no solo ella, muchos aún no lo saben.

Alex Madrigueros

Mi vecina bebió Yaconia el año pasado. Antes nuestras familias tenían amistad, pero ahora tengo miedo incluso de ir a verla con mi marido. Empieza a mirarla fijamente. No niego que se vea genial después del curso. Es como si tuviera 10 años menos. Muy esbelta y sexy. Me presumía de cómo se había metido en los vaqueros del colegio. Ahora yo también estoy inspirada para hacer el curso.

Rocío Mendoza

Hola a todos, no esperaba leer sobre el Yaconia en Internet. Mi nutricionista me lo recomendó para la desintoxicación. Puedo decir que después de la limpieza, mi cuerpo empezó a funcionar como un reloj. Todo es totalmente diferente. No hay somnolencia, ni irritación, ni grasa. Mi figura cambió muchísimo, puedo usar vestidos ajustados sin temor a que alguien vea mi celulitis. Simplemente no existe.

Una prodigiosa estudiante de Chile recibió un reconocimiento médico nacional por descubrir un método de pérdida de peso de 5 kg en 10 días sin productos químicos, hambre ni esfuerzo físico.

En invierno de 2022, sucedió algo increíble en el Congreso Europeo de Endocrinólogos. Toda la audiencia dio una ovación de pie durante 10 minutos a la oradora Sara González, una estudiante de Chile. Ella fue quien propuso una fórmula única que permite adelgazar en poco tiempo sin limitar la ingesta de alimentos.

Sara propuso una idea fantástica en la que trabajaron instituciones científicas Chileñas.

La noticia de esta idea se difundió inmediatamente no solo en Chile, sino en todo el mundo.

Especialistas del Departamento de Endocrinología del Policlínico de Santiago y de varias clínicas privadas se dedicaron a la producción del producto. Actualmente, el producto ya ha sido creado, pero por el momento solo los residentes de Chile pueden comprarlo.

Hoy vamos a descubrir cómo este nuevo producto puede salvar millones de vidas y por qué los ciudadanos de Chile pueden obtenerlo con un gran descuento

Una tragedia en su familia hizo que Sara se diera cuenta de que las dietas, el ejercicio físico y las pastillas, así como la liposucción, son peligrosos para la salud al menos en la mitad de los casos y que en realidad no resuelven el problema de los kilos de más.

Corresponsal: Sara, eres 1 de los 10 estudiantes de medicina más inteligentes del mundo. ¿Por qué decidiste enfrentarte al problema del exceso de peso?

Sara González: No tengo muchas ganas de hablar de eso en público porque mi motivación es puramente personal. Hace unos años, mi mamá murió de hipertensión porque había tenido sobrepeso durante años. Ella se encontraba más o menos bien y estuvo intentado perder peso por un tiempo, pero un derrame cerebral la mató de repente mientras dormía. Y eso es todo, ya no está a mi lado. Mi abuela también murió por la misma razón. Luego, comencé a estudiar diversos temas relacionados con la obesidad y sobre cómo evitarla. Me sorprendió mucho descubrir que las dietas, el ejercicio físico, las pastillas y la liposucción son peligrosos para nuestra salud y que en realidad empeoran el problema de la obesidad. Mi mamá también siguió diversas dietas y estuvo yendo a clases de aeróbica durante casi 5 años.

Durante los últimos tres años, estuve completamente inmersa en el estudio de este tema. En realidad, el novedoso método de pérdida de peso del que todos hablan ahora mismo, surgió durante el proceso de redacción de mi tesis. Sabía que estaba creando algo nuevo, pero nunca imaginé que generaría un interés tan increíble en diversas instituciones.

Una compañía farmacéutica estadounidense le ofreció a Sara 1 millón de dólares por su fórmula, planeando vender este producto por unos 1000$, pero ella se negó, sabiendo que pocas personas podrían comprar un producto tan caro. El propósito de Sara es ayudar a tantas personas con problemas de sobrepeso como sea posible.

Corresponsal: ¿De qué instituciones estás hablando?

Sara González: Tan pronto como se publicó el artículo sobre mi nuevo método que puede ayudar a deshacerse de los kilos de más, inmediatamente comencé a recibir ofertas de diversas instituciones que querían comprar mi idea. La primera en contactarme fue una institución francesa que se ofreció a comprar mi idea por 120 mil euros. La más reciente en contactarme fue una compañía farmacéutica de los Estados Unidos que estaba dispuesta a comprar mi idea por 1 millón de dólares. Me he visto obligada a cambiar mi número de teléfono y a no volver a entrar en mi red social porque no me dejan en paz.

Corresponsal: Pero, que yo sepa, no has vendido tu fórmula, ¿verdad?

Sara González: Sí, aún no la he vendido. Tal vez esto suene un poco duro, pero no creé mi fórmula para que se beneficiaran otras personas en el extranjero. ¿Qué pasaría si realmente vendiese la fórmula a otro país? Obtendrían la patente, prohibirían a otros producir este producto y ganarían muchísimo dinero. Aún soy joven, pero no tonta. En esta situación, la gente normal y corriente no podrá comprarlo y deshacerse del sobrepeso. Una vez, uno de los médicos extranjeros me dijo que este tipo de producto debería venderse por 1000 dólares como mínimo. Esto es horrible. ¿Quién va a pagar por un producto que cuesta 1000 dólares en Chile?

Por lo tanto, cuando recibí una invitación del gobierno para participar en el desarrollo del producto para el mercado interno de Chile, acepté sin pensármelo. Hemos desarrollado un producto junto con los mejores especialistas del Instituto de Endocrinología de Santiago y varias clínicas privadas. Realmente fue una experiencia increíble. Ahora, este producto ha pasado los ensayos clínicos y está disponible para el público.

Desde el gobierno, el desarrollo de este producto fue coordinado por Sergio Alcázar, académico y experto en este campo. Le pedimos que nos hablara sobre este nuevo producto y sus planes.

Corresponsal: ¿Cuál es el objetivo de la idea de Sara González? ¿Es cierto que este producto permite a una persona deshacerse de los kilos de más sin dietas ni ejercicio?

Sergio Alcázar: El objetivo de Sara es básicamente el mismo que el de un navegador para coches: simplemente muestra la ruta más rápida para perder peso. Y estamos hablando de un método que será útil para toda la vida…

Mi producto son las cápsulas de Yaconia. Su fórmula bioactiva acelera la quema de grasas y evita que el exceso de carbohidratos se deposite en tu cintura. No hay motivo de preocupación: la fórmula no contiene ingredientes sintéticos agresivos. El complejo natural de coenzima Q10, selenio, cromo, vitaminas A, B6 y E, L-carnitina y maca suprime de forma natural el apetito y previene la sobrealimentación compulsiva.

Gracias a la fórmula de Sarah, ya no tienes que renunciar a tus alimentos favoritos para conseguir una figura bella y esbelta. Una sola cápsula de Yaconia al día reduce en 5 veces tu consumo de calorías. Con Yaconia, ¡puedes permitirte comer lo que quieras! ¡Sin remordimientos y sin dañar tu cuerpo!

Yaconia es un producto que debe tomarse siguiendo estrictamente las instrucciones. Este producto acelera el metabolismo y restaura el funcionamiento del sistema endocrino, reduce los niveles de glucosa en sangre y tiene efectos milagrosos para la reducción del hambre. Es un producto totalmente neutro: es solo un estimulador activo de los procesos naturales del organismo humano. Dado que la quema de grasa se produce gracias a un rápido proceso metabólico, las dietas finalmente serán un recuerdo del pasado. Como resultado, ¡la grasa subcutánea y las áreas problemáticas desaparecen PARA SIEMPRE a una velocidad de 500 gramos al día! ¡Pero lo principal es que Yaconia no tiene efectos secundarios!

Sergio Alcázar: Aquí están los resultados visibles de una mujer que participó en los ensayos clínicos de Yaconia:

Resultado 14 días después de tomar Yaconia: -8 kg

Resultado 28 días después de tomar Yaconia: -16 kg

Resultado 60 días después de tomar Yaconia: -32 kg

Resultado final: ¡-32 kg en 60 días!

Corresponsal: ¡Impresionante! ¿Este producto saldrá a la venta en farmacias? ¿Cuánto costará?

Los productos para bajar de peso traen una lluvia de ganancias de miles de millones de dólares solo a los Estados Unidos. El producto creado por Sara puede cambiar radicalmente la situación en el mercado.

Sergio Alcázar: Tan pronto como entendieron que realmente estábamos creando algo que valía la pena, las compañías farmacéuticas nos atacaron desde todos los lados. Ya habían ofrecido enormes cantidades de dinero a Sara para comprar su fórmula, pero no para venderla. No la querían para poder producirla ellos mismos, sino prohibir la producción en masa de este producto. El tratamiento de la obesidad es un nicho de mercado realmente enorme en el mundo farmacéutico. En los Estados Unidos, por ejemplo, el producto se vende por miles de millones de dólares. Nuestro producto puede cambiar drásticamente la situación del mercado. Nadie querrá malgastar su dinero todos los meses en la compra de métodos ineficaces para perder peso cuando pueden tratar su problema de una vez por todas con Yaconia y olvidarse de sus problemas de obesidad para siempre.

Las redes farmacéuticas son socios de las compañías farmacéuticas y, por lo tanto, se hacen favores mutuamente. Obviamente, lo importante es vender. Por lo tanto, ni siquiera quieren oír hablar de nuestro tratamiento, a pesar de que es el único producto recomendado oficialmente por los Institutos Científicos de Alimentos en Chile para tratar el exceso de peso.

Corresponsal: ¿Y cómo se puede obtener el producto si no está a la venta en farmacias?

Sergio Alcázar: Llegamos a la decisión de que, si las farmacias no querían escucharnos, continuaríamos sin ellas y organizaríamos una distribución directa de Yaconia por nosotros mismos, sin intermediarios. Discutimos varias opciones y nos decantamos por la forma más efectiva de distribuir el producto. ¡Yaconia no se vende en farmacias! Por lo tanto, todos aquellos que deseen obtener Yaconia con un descuento de hasta el 70% pueden participar en nuestro sorteo. Después, serán contactados por nuestros cualificados especialistas para desarrollar un plan de tratamiento personalizado con Yaconia. No importe dónde viváis, podemos enviar el producto a cualquier parte de Chile. El envío es por mensajería urgente directamente a vuestro domicilio.

¡Yaconia no se vende en farmacias! Por lo tanto, todos aquellos que deseen obtener Yaconia con un descuento de hasta el 50% pueden participar en nuestro sorteo. Después, serán contactados por nuestros cualificados especialistas para desarrollar un plan de tratamiento personalizado con Yaconia. No importe dónde viváis, podemos enviar el producto a cualquier parte de Chile.

Todos pueden participar en este sorteo y llevarse el premio principal: ¡un 50% de descuento! Esta promoción que creamos para Chile tiene como objetivo llamar la atención de la gente sobre este producto.

Corresponsal: Pero, ¿cuánto cuesta vuestro producto?

Sergio Alcázar: Logramos llegar a un acuerdo con los organismos gubernamentales de Chile para recibir fondos y cubrir la mayoría de los gastos. Hasta el 50%. Afortunadamente, entienden lo importante que es que este producto sea conocido por la población, en lugar de solo por unos pocos afortunados. A cambio, hemos acordado no exportarlo al extranjero, sino distribuirlo solo en Chile.

Corresponsal: ¡Gracias, Sergio! ¡Fue muy interesante descubrir este producto innovador! ¿Le gustaría decir algo más a nuestros lectores?

Sergio Alcázar: Gracias a vosotros. Me gustaría darles un consejo a todos los lectores que intentan resolver su problema de sobrepeso, ya que es la causa de enfermedades como:

  • Hipertensión
  • Diabetes mellitus
  • Artrosis
  • Varices
  • Hígado graso

Por favor, no lo dejéis para después. ¡Comenzad a combatir vuestro problema ahora mismo!

Su venta

CLP 69980

CLP 34990

Comentarios

Carla Díez

Es un producto completamente nuevo. He participado en los ensayos clínicos. Éramos unas 100 personas. Realmente he perdido peso y, lo mejor de todo es que lo mantengo.

Laura

¡Carla, es fantástico! ¡Yo también he decidido adelgazar este año! Hay una cosa que no he entendido: incluso si tomo Yaconia, ¿debo seguir una dieta?

Carla Díez

Laura, en mi grupo de ensayo clínico hubo personas que lo usaron sin ninguna dieta, como yo, ¡y los resultados de todos fueron excelentes! Por supuesto, me prometieron que iba a perder 15 kg en un mes, y yo “solo” perdí 12,8 kg, ¡pero no me quejo porque no había podido perder tanto peso desde hace mucho tiempo! ¡Estoy muy contenta con este resultado! Por supuesto, si le agregas dieta y deporte, ¡obtendrás mejores resultados!

Maddalena Gomez

Chicas, leí mucho sobre este producto en Internet. Mi esposo y yo realmente queremos probarlo, queremos adelgazar. Estamos tan emocionados que esperamos ansiosamente el comienzo de las ventas…

Marina Lozano

Carla, he visto tu comentario y me gustaría preguntarte algo: ¿cuánto tiempo estuviste tomando Yaconia?

Carla Díez

Marina, yo estuve tomándolo durante un mes, pero hay gente del grupo que estuvo tomándolo durante más tiempo. Los resultados ya eran visibles 7 días después de empezar a usarlo. Aquí están mis fotos. He adelgazado, eso se nota.

Teresa Gomez

Chicas, quiero compartir mis resultados con vosotras. Estuve en el mismo grupo que Carla. Tuvimos muy buenos resultados. Estoy sorprendida por su eficacia, este producto realmente ayuda. Estoy contenta de haber participado en los ensayos clínicos. ¡Mi vida ha cambiado para mejor! Mirad, aquí están mis resultados al principio y al final del experimento.

Maria Alonso

¡Wow, quiero ordenarlo ya! ¡Podré llevarme el descuento si lo ordeno hoy!

Carmen Santos

Yo también lo voy a ordenar. ¡Los resultados son increíbles! Me gustaría recibir este producto. He visto que la cantidad de unidades es limitada porque acaba de salir en Chile.

Felisa Márquez

Carmen, ¡tenemos suerte! ¡Incluso un descuento! ¡Yo también lo voy a ordenar! Y para mi mamá, mi abuela y mi amiga que han estado sufriendo obesidad durante mucho tiempo y no les ayuda nada…

Laura Nuñez

Chicos, ¡yo también estaba en el grupo que probó este producto! ¡Por fin está a la venta en Chile! No tenéis ni idea de lo contenta que estoy por haber perdido varias tallas: ¡desde la XXL a la S! ¡Y me encanta! ¡Aquí está mi resultado! ¡Ahora muchas de mis amigas quieren pedírselo para ellas mismas y para sus familiares! ¡Voy a ordenar más unidades para mí!

José Ramírez

Chicas, ¡estoy alucinando! ¡Qué resultados tan sorprendentes!

Eduardo Moya

¡Gente, yo también estaba en el grupo del ensayo clínico y también perdí peso! Este producto es perfecto para mí. Estaba gordo y nadie me quería… Ahora tengo una novia. Perdí peso rápidamente. ¡Aquí están mis fotos!

Diego Ortiz

¡Lo voy a ordenar ahora mismo! Yo también tengo sobrepeso… Por suerte, este producto también es apto para hombres.

Teresa González

Lamentablemente, no gané nada, pedí Yaconia a precio completo sin descuento. ¡Pero estoy seguro de que me ayudará a perder 15 libras tan odiado! ¡Buena suerte a todos ustedes!